Qué es un Mapas Mentales y cómo hacerlo

Los mapas mentales son más utilizados de los que crees. Estudios, trabajo, experimentos… Sea donde sea este mapa puede ayudar a tener las ideas mucho más claras. ¿Quieres saber cómo? En este post te contamos todo lo que necesitas saber sobre ellos y, además, te contamos los tipos que existen y algunos programas con los que puedes crearlos de forma sencilla.

¿Qué es un mapa mental?

Es un diagrama que te permitirá representar una serie de conceptos, lecturas, tareas, ideas o palabras de una forma mucho más gráfica y clara. De hecho, todos estos elementos se englobarán dentro de una idea principal que será la que se desarrollará.

Pero ¿para qué sirve realmente? Pues para poder organizar la información mediante la asociación y, por supuesto, para tener una mayor claridad visual ante al concepto. Es una forma de poder mostrar o retener una información de forma mucho más sencilla.

Por ello, no es de extrañar que se utilice a la hora de preparar exámenes o exponer trabajos o bien en conferencias o reuniones donde se quiere dejar claro un concepto. A partir de ese concepto o idea mostrado, se puede desarrollar todo el contenido que lo engloba.

Entre las características principales de los mapas mentales se encuentran estas:

  • La idea principal se representa con una imagen situada en el centro del diagrama o mapa.
  • Todo debe estar conectado entre sí.
  • Será de esa idea principal (la imagen) desde donde salgan todos los demás conceptos.
  • La lectura se hace en el sentido de las agujas del reloj.
  • Puedes ayudarte con imágenes o símbolos para una mayor claridad y no está de más utilizar también varios colores para mostrar esas ideas.
  • Las ideas menos importantes quedarán relegadas a una situación secundaria que radiará de las ideas o conceptos principales.
  • Por último, ten en cuenta que cuanto más lejos se encuentre la idea del centro, menos importante será.

Tony Buzan, en su libro “cómo crear mapas mentales” lo explica muy bien, por si quieres más información respecto al tema.

Tipos de mapas mentales

Entre los tipos más comunes se encuentran estos:

  • Mapas de arcoíris. Son aquellos en los que las ideas están situadas en forma de arcos. Es decir, cada uno de los conceptos principales y secundarios van saliendo de los distintos arcos. Cuanto más lejos esté del centro, menos importante es la idea.
  • Mapas circulares. Son de los más utilizados ya que las ideas se representan en forma de anillos o círculos que van saliendo de la idea central.
  • Mapas arbóreos. La idea principal comienza en la ‘copa’ del árbol y, las ideas, van bajando por el ‘tronco’ hasta llegar a la base.
  • Mapas de panal. La estructura más común es la que nace de cuatro pequeñas celdas en el centro y ocho a su alrededor. Vamos, como si se tratara de un panel de abejas. Las ideas principales van desde dentro hasta fuera.

¿Cuáles son las utilidades de los mapas mentales?

  • La estructura esquematizada ayuda a que los contenidos sean aprendidos de una forma mucho más simple.
  • Permite memorizar grandes bloques de información a raíz de una idea principal.
  • Gracias a las imágenes, símbolos y figuras, puedes asociar una imagen a una serie de ideas. Es mucho más sencillo memorizar de forma gráfica y, a partir de ahí, desarrollar.
  • Mejora nuestra creatividad y consigue que las ideas nazcan de forma más rápida.

¿Cómo hacer un mapa mental? Paso a paso.

Te contamos ahora cómo puedes crear un mapa mental creativo y perfecto para que te sea lo más útil posible. Puedes crear un mapa mental en Word o incluso ayudarte de algún programa para hacer mapas mentales online. Sea cual sea tu elección, deberás seguir unas pautas para crear una estructura perfecta.

  • Desarrolla la idea principal

¿La tienes? Ten en cuenta que esa idea principal tiene que ser la que englobe todo aquello de lo que vas a hablar. Así, conseguirás que el lector sepa perfectamente el tema antes, incluso, de leer el resto de conceptos.

Es importante que también tengas claro dónde vas a situar esa idea. Es decir, la forma que va a tomar tu mapa. Ten en cuenta que de esa idea va a nacer el resto de mapa. Por tanto, es importante localizarla en el punto exacto para que quede lo más claro posible.

  • Organiza el resto de conceptos

Tienes que tener claro cuáles son los ‘temas’ principales y cuáles son los secundarios a la hora de desarrollar tu mapa mental. La razón está clara: será el orden que seguirán los lectores o el orden que seguirás tú a la hora de memorizar.

Como te hemos comentado antes, el sentido de lectura será en el de las agujas del reloj. Nuestro consejo es que utilices colores más vivos para las ideas más importantes y colores más neutros para las siguientes. También puedes jugar con el grosor de las líneas para enfatizar más aquello que desees.

  • Los subtemas

Además de utilizar el grosor de las líneas o los colores, también puedes jugar con el tamaño de la letra. Por ejemplo, puedes ir disminuyéndola a medida que las ideas vayan siendo más secundarias. La idea es que esas ramificaciones vayan simplificando lo máximo posible el contenido.

Estos subtemas jamás tienen que contener frases largas. Serán conceptos específicos en los que, a partir de ahí, puedas desarrollar un mayor contenido.

  • Haz un borrador

Antes de hacer el mapa mental ‘oficial’, te recomendamos que hagas un boceto en el que vayas montando esas ideas que quieras plasmar. a partir de ahí verás como es mucho más sencillo el decantarte por unas u otras.

Aplicaciones para hacer mapas mentales

Lo cierto es que cualquier puede hacer uno con un boli y un papel, o incluso puedes hacer mapas mentales en Word, pero si quieres un diseño profesional que puedas hacer en poco tiempo también puedes utilizar tu ordenador y alguno de los muchas aplicaciones que existen para ello. Si te interesa saber cuales son las mejores, te recomendamos echar un vistazo a nuestro artículo de los mejores programas para hacer mapas mentales.

Ejemplos de mapas mentales

¿Quieres ver imágenes de mapas mentales para obtener ideas? Aquí te dejamos algunas de ellas.

Mapa mental original

Esta sería la base principal de un mapa mental. Podemos ver claramente la idea principal de la cual salen raíces más gruesas, que representan los conceptos principales de los que posteriormente pueden salir otras “raices” o ideas.

Ejemplo Mapa Mental Calentamiento

Este ejemplo es bastante más ilustrativo. Podemos ver en la parte central el objetivo principal, en este caso “solucionar el calentamiento global”. De la idea principal salen los objetivos principales de los cuales, posteriormente, “cuelgan” diferentes opciones o tareas a realizar.

Ejemplo mapa mental para un negocio

En este tercer ejemplo de imagen de mapa mental podemos ver cómo desglosar una idea de negocio, diferentes puntos a tener en cuenta y opciones variables que tiene cada uno de esos puntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *